PRODUCTOS DESTACADOS

Productos Artesanales

Precio: $1.000

Más Detalles

Aceite de Oliva De Rossetti, 5 litros

Precio: $18.900

Más Detalles

Jabones Agua de lluvia

Precio: $2.900

Más Detalles
Distribución de alimentos naturales y funcionales, como aceite de oliva, aceite de coco, quinoa, spirulina, sal Eva baja en sodio, chia, y mucho mas.
Elaboración propia de los siguientes productos:

Galletas y masas dulces: Galletas de avena y frutos secos, chancaca y alfajores. Endulzadas con azúcar rubia de caña sin colorantes, ni grasas animales saturadas trans.

 

Alimentos vegetales a base de avena, arroz, centeno y maíz. Apto para vegetarianos, autistas, intolerancias alimentarias y celíacos.

Mayor energía, mayor rendimiento cerebral, inmunoestimulación, protección del hígado y los riñones.

Spirulina: Es un alga microscópica que complementa tu alimentación, entregándote todos los nutrientes que necesitas al día.

Energía
Una dieta complementada con Spirulina, es una dieta completa que tendrá todos los aminoácidos, vitaminas y minerales necesarios para cada día. Cuando su cuerpo tiene todo lo que necesita, experimentará energía, salud y bienestar.

Prevención
Un consumo regular de Spirulina actúa como agente preventivo ante muchas enfermedades, pero además mantendrá el sistema inmune fuerte para defenderse de enfermedades cotidianas como resfríos e influenza.

Belleza
La gran capacidad antioxidante de Spirulina mejora su defensa contra los radicales libres, ayudando a retrasar el envejecimiento. Por otro lado, las vitaminas presentes en el alga, especialmente vitamina A, ayudarán a cuidar su piel.

Agudeza Mental
El correcto funcionamiento cerebral consume gran cantidad de recursos (aminoácidos, minerales, vitaminas, energía). Con los nutrientes de Spirulina, el cerebro puede efectuar una correcta síntesis de neurotransmisores, ayudando a mantener una mente despierta y una memoria funcional.

Productos Funcionales como:
CHIA, mayor fuente de Omega 3, son conocidos como ácidos grasos esenciales debido a que son importantes para la buena salud, pero el cuerpo no puede producirlos por sí solo, de tal manera que los debe obtener de los alimentos se encuentran en los pescados, vegetales de hoja verde, aceite de semillas de Chía y ciertos aceites vegetales.

Se ha encontrado que los ácidos grasos omega-3 son benéficos para el corazón y entre sus efectos positivos se pueden mencionar, entre otros: acciones antinflamatorias y anticoagulantes, disminución de los niveles de colesterol y triglicéridos y la reducción de la presión sanguínea. Estos ácidos grasos también pueden reducir los riesgos y síntomas de otros trastornos, incluyendo diabetes, accidente cerebrovascular, algunos cánceres, artritis reumatoidea, asma, enfermedad intestinal inflamatoria, colitis ulcerativa y deterioro mental.

STEVIA, Endulzante 100 % Natural sin calorías, propiedades hipoglucémicas, mejora la tolerancia a la glucosa, recomendado para los pacientes diabéticos.
No tiene Calorías, reduce la ansiedad por comer alimentos con azúcar sintética, propio de la adicción que muchos desarrollamos por esta sustancia. Previene la aparición de caries dentales. Y también baja la ansiedad por el alcohol y el tabaco. Hoja, polvo y líquida.

Aloe Vera, el Aloe es un cicatrizante y anti-inflamatorio natural.
Puede ser usado diariamente como un tónico nutricional.
Favorable para personas con desordenes en el aparato digestivo, gastritis, úlcera gástrica, artritis y problemas de piel.

Esta es una pareja absolutamente complementaria. De lo que carece uno, el otro lo suma. Mientras los cereales poseen un alto contenido de lisina y son bajos en otros aminoácidos esenciales para el cuerpo, como metionina, cisteína y triptófano, las legumbres son bajas en los primeros y altas en los segundos. “Esta combinación produce unas proteínas de elevado valor biológico”, explica Cristina Olivos. Un buen ejemplo de este par son las lentejas con arroz.

Niveles altos de la estimulante cafeína de las bebidas energéticas, sumados al efecto sedante del alcohol pueden engañar al cuerpo incurriendo en una conducta de riesgo. “Cuando se disminuye el estado de alerta y se permanece despierto, puedes seguir tomando alcohol hasta llegar a una intoxicación etílica”, alerta la doctora Olivos. En algunos grupos, este “combinado” podría llegar a causar una arritmia cardiaca.
Fuente: EL Mercurio / Vida y Salud.

Esta elección puede que baje las calorías, pero también la sobriedad. En un estudio efectuado por el Royal Adelaida Hospital en Australia, el trago “light” fue absorbido en 21 minutos, versus los 36 que le tomó a la bebida no dietética. La diferencia radica en la absorción de los azúcares, dice Olivos. “Cualquier alimento va a demorar la absorción del alcohol en el estómago”. La recomendación es clásica: no beber alcohol con el estómago vacío.

El licopeno, componente antioxidante del tomate, se absorbería siete veces mejor si es acompañado de grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva, según señalan algunos estudios. También sirven la palta y los frutos secos. Este saludable par puede ser consumido en ensaladas y comidas como tallarines y pizzas.

Junto con el brócoli, las espinacas poseen un tipo de hierro exclusivo de los vegetales que no es bien absorbido por el cuerpo por sí solo. “Cualquier ácido, en este caso el cítrico del limón, contribuye a que este mineral no se oxide”, explica la nutrióloga de Clínica Las Condes, Cristina Olivos. Otras fuentes de vitamina C como tomates, pimiento rojo y frutillas tienen el mismo efecto. Esta combinación es especialmente recomendable para vegetarianos que no obtienen el hierro de la carne, que se incorpora independientemente.

El café, el té negro y el vino tinto, por un lado, incorporan flavonoides al cuerpo, los que tienen un efecto antioxidante, pero al mismo tiempo actúan en contra de la correcta incorporación de calcio y hierro que contienen los cereales.
En porcentajes significativos, una taza de té disminuye la absorción de hierro en 75% y una de café, en 60%. Y una receta casera: una taza de café con un tercio de leche contrarrestaría este efecto negativo sobre la totalidad de la dieta.

Los siguientes oligoelementos son esenciales para la vida humana, pero no hay requerimientos mínimos de ellos, a excepción del cobre.

Cromo: afecta la metabolización de la glucosa. Lo encontramos en: verduras, frutas, levadura y cereales integrales.

Cobalto: importante componente de la Vitamina B12. Lo encontramos en: algas y el resto de los vegetales

Cobre: importante en la formación de la hemoglobina y la absorción del hierro. Lo encontramos en: frutos secos, cereales integrales, verduras de hoja y legumbres

Fluor: vital en la formación de dientes y huesos. Lo encontramos en: algas y vegetales en los que su cantidad varía según la zona y el suelo

Manganeso: formación de huesos y sistemas enzimáticos. Lo encontramos en: mayormente en el salvado de trigo, también en frutos secos, cereales integrales, legumbres, mantequilla de maní, frutas y verduras.

Molibdeno: regulador del hierro. Lo encontramos en: mayormente en las legumbres, y también en cereales integrales y levadura.

Selenio: protege los glóbulos rojos. Lo encontramos en: trigo en mayor cantidad y en las algas y la levadura de cerveza.


Basada en el trabajo y estudios de: Brenda Davis, Vesanto Melina & David Bousseau. Becoming Vegan – Ed. BPC – 2000.
Revisado por Julio Basulto, Dietista-Nutricionista de la Unión Vegetariana Española.


Por qué el hierro se absorbe mejor con algunas comidas o por qué mezclar alcohol y bebidas diet embriaga más rápido. Preguntas que los expertos se encargan de aclarar.
Tal como se combinan vinos y quesos para disfrutar del óptimo sabor de ambos, los nutrientes de la comida pueden ser incorporados de mejor forma según cómo los combinemos. Pero no todas las alianzas son bien avenidas. Algunas también pueden jugar contra el cuerpo.

Solo las proteínas contienen nitrógeno, uno de los 4 elementos fundamentales (carbono-hidrógeno-oxígeno-nitrógeno, los tres primeros se encuentran en las grasas y los hidratos de carbono), para el funcionamiento químico de animales y plantas.

Las proteínas son las principales formadoras de vida. Derivado del latín “Proteios” que significa “Primero” o “Principal”. Los más notables fenómenos de la vida se producen gracias y a través de ellas, como por ejemplo el crecimiento y el desarrollo.

Encontramos proteínas en: Semillas de girasol, tofu, nueces, salvado de trigo, cebada, mijo, arroz, chauchas, coliflor, mantequilla de maní, arvejas, lentejas, frutas oleaginosas, champiñones, quinoa, amaranto.

Son necesarios como reguladores químicos y materiales de construcción.

Calcio: es el mineral más abundante en el cuerpo, el 99% esta en los huesos y dientes. La ingesta excesiva de protéinas, limita la absorción del calcio, como ocurre en la dieta basada en productos animales. Se halla en semillas de sésamo, perejil, soja, chauchas, higos, dátiles, verduras de hoja (espinaca, acelga, etc.) y también en jugos fortificados.

Hierro: combinado con una proteína forman la hemoglobina, sustancia de la sangre que transporta el oxígeno de los pulmones a los órganos y tejidos. Se halla en algas, soja y derivados, vegetales de hoja (espinacas mayormente), papas, lentejas, frutas secas, cereales integrales, perejil, chauchas y levadura de cerveza.
La presencia de vitamina C favorece la correcta absorción del hierro, por lo que es muy recomendable acompañar por ejemplo: una ensalada de lentejas (hierro) con jugo de limon (vit. C) u otras frutas. Además cocinar con los viejos utensillos de cocina hechos de hierro, puede aumentar la ingestión de este mineral entre un 100 y un 400%, curioso pero útil.

Zinc: es importante en el mantenimiento del sentido del gusto y en el crecimiento y sobre todo en la maduración sexual. El execivo consumo de alcohol provoca un aumento de la eliminación del zinc. Las fuentes son algas, semillas de calabaza, cereales integrales, legumbres, semillas de sésamo, frutas secas, soja y levadura de cerveza.

Fósforo: influye en la formación de huesos y dientes. Permite el almacenamiento y la liberación de energía. La ingestión excesiva de fósforo disminuye la absorcion del calcio, lo que lleva al organismo a tomarlo de los propios huesos (futura osteoporosis). Una dieta basada en carnes y refrescos carbónicos (coca-cola o pepsi, etc.) puede resultar en un desequilibrio calcio-fósforo, por la grandes cantidades presentes de fósforo en estos productos. Fuentes apropiadas son germen de trigo, avena, maníes, arvejas, levadura de cerveza (algunas vienen enriquecidas con calcio para mayor beneficio).

Sodio/Cloro/Potasio: juntos controlan el balance líquido del organismo, las respuestas nerviosas y las contracciones musculares. Los occidentales consumimos entre 3 y 6 veces más sodio del que necesitamos en realidad, el exceso de este, aumenta la retención de líquidos y eleva el peso corporal. Obtenemos sodio y cloro de las algas, la sal de mesa, y las verduras en general, y potasio: de la levadura de cerveza, el salvado, papas, bananas, naranjas y tomates.

Magnesio: liberador de energía, absorbe y transporta nutrientes y transmite impulsos nerviosos y contracciones musculares. Se encuentra en verduras frescas, algas, harina de soja, nueces, almendras, tofu (queso de soja), cereales integrales y semillas de sésamo.

Yodo: es un componente de la hormona tiroidea, que regula funciones metabólicas básicas. Su deficiencia puede provocar bocio.
Este problema disminuye al incluir yodo en la sal de mesa (sal yodada). Fuentes en sal yodada algas (ojo, un exceso de algas puede ser perjudicial para el tiroides por exceso de yodo) y en mucha menor medida verduras y legumbres.

Son fundamentales para la digestión, para la reproducción y el buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular, favorecen el crecimiento de los tejidos y la producción de anticuerpos. Si existe deficiencia de alguna de ellas, se produce una enfermedad determinada, la que se revierte al ingerir la vitamina que faltaba.

Vitamina A: Esta se presenta como tal solo en los productos animales, pero los carotenas contenidos en los vegetales son transformados por el organismo en Vit. A, esta además se almacena, por lo que si consumimos habitualmente carotenos de vegetales, siempre tendremos reservas de esta vitamina. Las conseguimos en: Vegetales amarillos, y amarillo-rojizos y verdes como son las zanahorias, ajíes, calabazas, tomates, papas, espinaca, diente de león, batata, remolacha, cebolla, ciruela, pasas, lechuga, etc.

Vitamina C: Una dieta vegana aporta más vitamina C que una dieta cárnica, por lo que no vale la pena consumir pastillas de esta vit. La hallamos en: cítricos (naranja, kiwi, pomelos, limón, mandarina, etc), tomate, pimientos verdes, verduras de hoja, coliflor, brócoli, papas, repollitos de bruselas, melones y mangos.

Vitamina D: Se almacena en el cuerpo, es vital para la absorción del calcio y su utilización, por esto es importante para niños y embarazadas. Se la llama también “vitamina solar”, ya que la mejor fuente es la simple exposición del cuerpo al sol. La sobredosis (en los que suelen tomar pastillas) puede ser peligroso.

Vitamina E: Evita la coagulación de la sangre dentro de las venas, actúa contra la vejez y mantiene la fertilidad por más años.La mayoría de los alimentos la poseen, pero abunda en: frutos secos, aceites y cereales integrales.

Vitamina K: Efectos antihemorrágicos y de coagulación, es rara su escacez pero es esencial en la dieta. Se encuentra en: vegetales verdes y amarillos, verduras de hoja, repollo y espinacas.

Complejo Vitamina B: Todas desempeñan un papel importante en el metabolismo de los Hidratos de Carbono, las grasas y proteínas, también ayudan al funcionamiento del sistema nervioso. Las siguientes son las fuentes principales de estas vitaminas:

  • B1: levadura de cerveza, germen de trigo y soja
  • B2: (riboflavina) levadura de cerveza, cereales enriquecidos, almendras
  • B3: levadura de cerveza, legumbres, mantequilla de maní
  • B6: levadura de cerveza, cereales integrales, bananas y verduras.
  • B12: es importante ya que junto al ácido fólico regula la producción de los glóbulos rojos en la médula ósea. Es de difícil obtención para los veganos, ya que se encuentra en los productos animales. Se la puede encontrar en : levadura de cerveza cultivada en medio rico en B12 (leer etiqueta), leche de soja fortificada, sucedáneos de carne (seitan, pasta de soja) siempre que estén enriquecidos en la citada vitamina. Ningún alimento vegetal es una fuente fiable de B12. De hecho, muchos alimentos vegetales como las algas o alimentos fermentados, contienen “análogos” de B12, sustancias parecidas a la B12, pero sin actividad real en nuestro cuerpo, y que además bloquean la acción de la verdadera B12. Existen también muchas pastillas de esta vitamina que son veganas.
  • Ácido Fólico: actúa junto a la B12 en la fabricación de glóbulos rojos, actúan uno en ausencia del otro.
    Se encuentra en: lechugas, legumbres, espinacas, bananas, frutos secos y cereales.
  • Ácido Pantoténico: es importante para la liberación de energía y la síntesis de muchos compuestos corporales.
    Se encuentra en muchos alimentos por ej.: levadura de cerveza, salvado de trigo, repollo y arvejas.
  • Biotina: ejerce un papel importante en la utilización de los Hidratos de Carbono, las grasas y las proteínas. Se encuentra en la mayoría de los alimentos y además la sintetiza el propio organismo.
    También en: los porotos verdes, soja, frutos secos y levadura de cerveza.

Son esenciales en la dieta pues la necesidad más urgente del cuerpo humano es obtener energía y estos la aportan en un metabolismo normal.
Aparte ahorran proteínas. Los HdC son un grupo de sustancias que incluyen los azucares más simples (fructuosa (azúcar de frutas, la + importante), galactosa y glucosa), los disacáridos (lactosa, maltosa y sacarosa) y los polisacáridos (celulosa, glucógeno y almidón) Podemos encontrarlos en: Cereales integrales y sus subproductos: arroz, trigo, avena, fideos; frutas como bananas, uvas y ciruelas; legumbres: arvejas, lentejas y garbanzos; frutas secas como pasas, dátiles e higos; oleaginosas como nueces, almendras, castañas, avellanas y maní; verduras como papas y tapioca

Chocolate ecuatoriano Pacari es considerado dentro de los tres mejores a nivel mundial

Se trata de chocolates orgánicos y con certificación kosher, que llegan en diferentes versiones: Raw, que es cacao crudo, es decir, procesado con el mínimo de calor para mantener su carga natural de antioxidantes, con un setenta por ciento de cacao orgánico ecuatoriano;

Lemongrass –o Hierba Luisa–, totalmente fragante en un chocolate con 60% de cacao;

Andean Bluberry –o Mortiño–, con ínfimos cristales frutales de aportan un dulzor diferente a la mezcla; y Merkén, exquisito, ligeramente picante y de tonos ahumados muy bien integrados, que se redondean con un chocolate de altísima calidad, también de un 60 por ciento de cacao de Arriba. Con este último se entiende por qué mayas y aztecas mezclaban la semilla tostada con especias, chiles y todos esos sabores que nos llevan al fuego. Energía ancestral y pura. Para catar cada chocolate, Pacari propone un protocolo: mirar, para constatar que el color sea parejo, liso; escuchar, cosa de que ese ¡crack! aparezca como única música válida; palpar, cosa de que se note una textura lisa, sin granos ni exceso de grasa; y luego probar, para hacer que se derrita lentamente, y que vaya entregando sus notas florales, frutales, cítricas, cálidas o tostadas, según el tipo de cacao presente en la mezcla. Pero lo más importante: si todo esto te resulta placentero, todo está resuelto. Porque, a partir de ese inocente sonido, todos los demás sentidos se activan. Digámoslo así: cacao mode on.

Ingredientes: (para alrededor de unas dos raciones)

  • 1 taza de quinoa
  • sal al gusto
  • 1/4 de taza de zumo de limón recién exprimido
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 1 pepino trozado
  • 2 tomates cortados en cuadrados
  • 1/2 taza de perejil, picado
  • 1/2 cebolla roja cortada en rodajas finas
  • 1 palta en rodajas grandes
  • pimienta al gusto

Preparación:
Para empezar, cocina la quinoa en una olla, con aproximadamente vaso y medio de agua, llevar a ebullición a fuego muy alto. Cuando llegue a ebullición reduce el fuego, tapa la olla y cocine a fuego lento durante 15-20 minutos o hasta que la mayor parte del agua se absorba.

Mientras tanto, en un tazón, mezcla los tomates, el pepino, la cebolla roja, aceite de oliva, la sal, el jugo de limón y el perejil y cuando se enfríe la quinoa, añádela al tazón con los demás ingredientes.

Finalmente cubrirlo todo con palta.

Sal baja en sodio en forma natural, porque parte de los iones de sodio fueron reemplazos por iones potásicos. Las condiciones extremas y el largo tiempo de exposición al sol han creado cristales salinos muy peculiares, cargados de energía fotónica y con gran variedad de iones minerales esenciales para la vida. USOS: Enriquecer la comida en un toque delicado, especialmente mediante el fortalecimiento del sabor natural de los alimentos. Sazonar alimentos en alta cocina y acabado final de platos. Esta sal puede ser consumida por personas con hipertensión..

Sal del Himalaya alta en Hierro

La sal rosada aporta la energía fotónica del sol, almacenada por años en los cristales de sal. Aporta 81 minerales biológicamente activos y fácilmente asimilables por las células. Mejora el balance electrolítico en los fluidos internos, sobre todo en la sangre. Optimiza la asimilación de los nutrientes presentes en nuestro alimento cotidiano. Purga el tejido conjuntivo y estimula el drenaje de materias tóxicas, generando adelgazamiento. Mejora el estado de ánimo y brinda mayor plenitud energética. Estimula el sistema de defensa de nuestro organismo. Evita la putrefacción intestinal. Normaliza los valores de presión arterial. Disuelve y elimina los sedimentos que conducen a la formación de arenillas y cálculos. Disminuye las molestias generadas por padecimientos artríticos y reumáticos. Reduce el deseo por sustancias adictivas. Alivia las enfermedades de la piel, provocando limpieza genuina, desde adentro hacia fuera. Favorece la eliminación de metales pesados (plomo, mercurio, arsénico, amalgamas dentales, etc.), debido a la capacidad de vitalizar sus estructuras moleculares para que el organismo pueda deshacerse de ellas

Ingredientes

  • 1 taza de mijo
  • 1 frasco de lentejas
  • Champiñones laminados
  • Ajo
  • Sal a gusto
  • Aceite de oliva
  • 2 tazas de agua

Preparación:

Pones el mijo el el aceite de oliva junto con el ajo picado, cuando esta dorado, le pones 2 tazas de agua y lo dejas hervir 10 minutos, agregas la zanahoria rallada o picada fina, la berenjena picada en cubos junto con el zapallo, se tarda unos 20 minutos, cuando esta listo le agregas las lentejas y tienes un plato muy completo que le gusta a grandes y chicos.

1 taza de almendras remojadas de 12 a 24 horas peladas
(blancas sin la piel café).
1 litro de agua
Miel (a gusto)
Opcional: jengibre, clavo de olor,
canela en polvo, cúrcuma, etc.

Preparación:
Pelar las almendras, verter agua hirviendo sobre ellas, dejarlas reposar idealmente durante  la noche para que broten. Desprender la piel café oscura.

Ponerlas en la licuadora con un litro  de agua  (fría o caliente), agregando miel o azúcar de caña, más alguna de las opciones para dar un sabor especial. Licuar todo durante un minuto, colar si se prefiere más fina y beber. Las Almendras son ricas en todos los principios nutritivos:

Proteínas de fácil asimilación y completas en cuanto a aminoácidos
esenciales, con un alto porcentaje de proteína (13,3%), teniendo en cuenta que se trata de un producto vegetal (la carne y el pescado tienen entre un 15 y 20gr. de proteinas por cada 100gr.)

Grasas, predominan los ácidos grasos monoinsaturados (34,1%) y los poliinsaturados (11%), entre los que destaca el Linoleico, que desempeña importantes funciones en el sistema nervioso.

Rica en Vitaminas B1, B6 y sobre todo, en vitamina E.

Minerales: las almendras son uno de los alimentos vegetales más ricos en
Calcio y en fósforo. Contienen también cantidades importantes de magnesio, potasio y hierro. El contenido de calcio de la almendra (266mg/100g) supera con mucho al de la leche (119 mg/100g); aunque claro está que las cantidades de almendras que se toman habitualmente son menores que las de la leche o derivados lácteos. Se trata de una bebida muy nutritiva  y de fino sabor, cuya riqueza en proteínas  y minerales es comparable a la de la leche de vaca.

Especialmente recomendada en:
-Intolerancia alimentaria a la leche de vaca.
-Eccemas y diarreas infantiles: la leche de vaca  es la responsable de un buen número de casos de alergia infantil.  El Dr. Bircher-Benner, un clásico de la escuela de medicina natural alemana,  popularizó el tratamiento en base de leche de almendra en los lactantes  y niños con alergia cutánea, obteniendo muy  buenos resultados.
-Exceso de colesterol en la sangre: la leche de almendra no contiene nada de colesterol y es rica en ácidos grasos insaturados.
-Infancia y Etapas de Crecimiento: especialmente recomendada a los niños nerviosos o con problemas de concentración, ya que su riqueza en ácido linoléico y en fósforo favorece el rendimiento intelectual.
-Tercera edad: grandes aportes en calcio.
-Lactancia: Por el efecto galactógeno (aumenta la producción de leche) de la almendra,  se recomienda a todas las madres que amamantan.”
Fuente: “El poder Medicinal de los Alimentos” Dr. Jorge Pamplona Roger.

Ingredientes:
1 taza de almendras repeladas
Sal marina
Levadura de cerveza (polvo)
Aceite de oliva
Jugo de limón
Ajo
Ciboulette

Preparación: Hacemos leche de almendras, licuando la taza de almendras en un litro de agua, unos veinte segundos, luego colamos, pasamos por un cedazo bien fino y rescatamos la pulpa de almendra, que estará seca. Reservamos la lechada.
Luego ponemos la pulpa dentro de la licuadora, con los ajos a gusto (puede ser en polvo si se siente muy fuerte), el jugo de dos limones, se agrega la sal marina (de preferencia), una cucharada sopera de levadura de cerveza y el aceite de oliva. Finalmente si la licuadora licua con dificultad agregamos un poco de la leche de almendra que hemos reservado, comprobando que quede una pasta untable. Finalmente agregamos el  ciboulette picado finamente.
¡y ya está!. Podemos variar los sabores de la ricotta, poniendo pimentón, merkén, orégano, es cosa de ir  probando.
¡Buena suerte!

 

Ingredientes:
1 taza de avena
casi un litro de agua

Preparación:

En un jarro de medio litro poner una taza (200cc) de avena.
Llenar el jarro hasta los 500cc con agua fría, tibia, o recién hervida.
Dejar remojar.
Mientras más caliente el agua y mientras más tiempo se remoje la leche quedará mas suave.
Si por ejemplo usan avena integral, y la remojan con agua helada por 5 minutos, se sentirán los pedacitos de avena cuando tomen la leche, es a gusto del consumidor.
Luego meter an la juguera, agregar 500cc de agua y batir a toda velocidad por alrededor de 30 segundos o 1 minuto.
Cuidado con poner agua muy caliente en la juguera porque el vapor, provoca mucha presión y puede abrir la tapa mientras está funcionando.

Se puede usar para cocinar, o bien endulzar y agregar canela o cacao para tomarla al desayuno.

NOTA: La avena tiene fibra soluble, la fibra soluble al estar en contacto con el agua comienza a espesarla, si dejan la leche en el refrigerador por un par de horas esta se pondrá cada vez más espesa. También se le puede poner  stevia y cacao y al otro día tener un budín de chocolate ultra fácil.

Ingredientes
- 1/4 de taza de quínoa germinada, aprox.
- 1/2 litro de jugo de manzanas

Preparación
- Primero, remojar la quínoa durante un par de horas, hasta que se hidrate o “active” (cuando se hincha ya está). Luego, descartar el agua del remojo y dejarla en un colador o malla durante la noche u ocho horas aproximadamente, período durante el cual las semillas comienzan a germinar. Si es verano, conviene refrigerar la quínoa, para prevenir que desarrolle moho, ya que es muy sensible al calor.

- Segundo, preparar zumo de manzanas. También se puede preparar zumo de naranjas o uvas. El zumo de frutas aporta su dulzor natural, evitando así la necesidad de adicionar azúcar o endulzantes artificiales, perjudiciales para nuestra salud.

- Tercero, lavar las semillas con agua corriente hasta que el agua salga transparente, verter las semillas y un tercio del jugo en la licuadora y procesar hasta que el jugo se torne bien lechoso.

- Finalmente, retirar la fibra con un filtro de paño, agregar el jugo restante y mezclar bien. Servir inmediatamente, para aprovechar al máximo las bondades de esta leche. Al igual que otros zumos, consumir preferentemente en ayunas o alejados de las comidas.

Fuente:http://www.comosemillas.blogspot.com/2012/04/leche-de-quinoa-manzana.html

Ingredientes (4 porciones)

2 cdas. quínoa activada o germinada
4 plátanos
½ taza de frutillas.
1 taza de agua purificada o jugo de manzanas
Fruta deshidratada para endulzar (opcional)
En el taller utilizamos ½ taza de arándanos deshidratados

Preparación:

Con la quínoa y el agua o jugo hacer una leche en la licuadora (se puede filtrar si se prefiere). Agregar la fruta fresca y la deshidratada, procesar y servir inmediatamente.

Necesitarás: un frasco de vidrio higienizado con agua hirviendo y una telita.

La receta es en realidad muy sencilla, ya que se hace prácticamente sola. Pero requiere paciencia, pues tanto el germinado como el fermentado requieren tiempo. Pero teniendo lo necesario, puedes tener un queso de almendras fermentado en 24 horas.

Ingredientes

- 1 taza de almendras activadas y peladas, es decir, remojadas en agua durante 2 horas.
- 1 taza de rejuvelac (agua enzimática) o 1 taza de agua más una cápsula de polvos probióticos (opcional).
- sal marina a gusto

Preparación:

Remojar las almendras durante 2 horas y pelar (al hidratarse, la piel de la almendra es más fácil de pelar), si es que quieres que quede blanco, como la ricota.
En una licuadora, echar las almendras y el agua (sin cloro) o el agua del fermentado de trigo (rejuvelac) y procesar, hasta que quede una crema homogénea y espesa. Si hace frío, te sugiero entibiar el agua a temperatura corporal. Luego, verter la pasta de almendras en un frasco limpio (dejando un margen para cuando el queso se expanda) y agregar el probiótico si deseas (y si no has usado rejuvelac) Dejar reposar cubierto con un paño limpio a temperatura ambiente durante al menos 16 horas. En invierno debes ubicarlo en el lugar más cálido de la cocina. Cuando haya fermentado, notarás que tiene un aroma fermentado suave, que ha aumentado su volumen y que tiene unas burbujas de aire. Se verá así:

queso

En este punto se puede filtrar con el filtro de paño para darle una mejor consistencia, más firme. El subproducto del queso el yogurt de almendras. Una vez filtrado, agregar la sal, los aliños (opcional) y servir. Se puede conservar en el refrigerador, en un envase bien sellado, durante un par de días. Si huele muy ácido o sabe amargo, sugiero descartar.

Sugerencias

Si te gusta el queso suave y dulzón, te recomiendo que dejes fermentar la almendra sólo con agua o con agua y polvos probióticos (hay unos especiales, pero los que venden en la farmacia también sirven). Si les gusta el queso con un sabor más fuerte, con un toque acidito, utilicen rejuvelac.
El resultado de los fermentados depende de muchos factores: el ambiente, la materia prima, las horas de activación de la almendra, entre otros. ¡Diviértete experimentando!
La parte más trabajosa de la preparación es el pelado de la almendra, así es que te sugiero que pidas una (s) manito(s) que te ayude(n). No sé, tal vez quede bueno con la almendra sin pelar también, habría que probar.
Puedes aliñarlo con ciboulette, ajo, albahaca, cúrcuma, o con lo que tú prefieras.

Fuente: http://comosemillas.blogspot.com/2012/01/queso-vegetal-de-almendras.html

Recuerden que los quesos se pueden hacer con cualquier fruto seco. Es cuestión de experimentar y que también se pueden madurar, al igual que los quesos de leche animal, pero para la salud son mejores los quesos frescos, ya que con el paso del tiempo el queso va teniendo mayor concentración de levaduras (las levaduras son altamente alergénicas).

Les dejo un enlace con la receta para madurar quesos.

Podemos hacer quesos de exquisito sabor y buena conservación, a partir de semillas oleaginosas activadas. La técnica consiste en licuar las semillas activadas con el agua enzimática necesaria para generar un buen desmenuzamiento. Luego se coloca la pasta en un lienzo de trama abierta para quitar el suero, dejando colgado el atado unas 5-6 horas, hasta que termine de escurrir. (se puede hacer del modo que les enseñé también)

Una vez escurrido el suero, se retira la pasta del lienzo y se le da forma de queso (podemos auxiliarnos con un molde para hamburguesas), presionando para que tome consistencia y no quede aire retenido en su interior. Así lo dejamos 24 horas en heladera. Luego lo rebozamos con harina de mandioca para proteger la corteza y lo mantenemos 24 horas en frío.

Si bien se puede comer a los pocos días, el sabor del queso de semillas mejora con algunas semanas de estacionamiento. Esta maduración conviene hacerla en lugar fresco, seco y aireado, apoyando sobre alguna rejilla o esterilla que permita ventilar la base e invirtiendo cada tanto.

Las variedades de semillas, condimentos, tiempo de maduración en heladera, temperaturas y período de estacionamiento al aire libre, dan lugar a gran cantidad de texturas y sabores.
Extraído del libro:
Nutrición Vitalizante. 1ª edición, Octubre 2010. Autor: Néstor Palmetti
Fuente:
Blog “Un mundo de brotes” http://www.unmundodebrotes.com/2012/05/receta-queso-de-semillas/#.T8ihqu76lbE.facebook

DESCUBRE DELICIOSAS RECETAS Y DATOS DE NUTRICIÓN
Ensalada de Quinoa

Ingredientes: (para alrededor de unas dos raciones) 1 taza de quinoa sal al gusto 1/4 de taza de zumo de […]

DETALLES
Cereales y Legumbres

Esta es una pareja absolutamente complementaria. De lo que carece uno, el otro lo suma. Mientras los cereales poseen un […]

DETALLES
CONGELADOS
VEGETARIANOS
DE SOYA Y GLUTEN
Repostería
para Diabéticos

Revisa acá
nuestros productos