Recetas

Chapsui de verduras con quesillo de almendras
17 mayo, 2017

Ingredientes

  • 1 zanahoria
    1 Morrón
    Cebollín
    Ajo
    1/2 Brocoli
    1 Zapallo italiano
    Quesillo de almendras

Freír cebollín, ajo, morrón, en aceite de oliva o aceite de coco.
Agregar verduras cortadas finas levemente pre cocidas ojala en una vaporera de bambú. Sino también se puede agregar directamente al sartén o wok.
Luego agregar cúrcuma, pimienta, orégano, jengibre y salsa de soya con un poco de maicena.
Servir con fideo de arroz y sésamo negro.

 

 

 

 

Ensalada de Quinoa
23 enero, 2014

Ingredientes: (para alrededor de unas dos raciones)

  • 1 taza de quinoa
  • sal al gusto
  • 1/4 de taza de zumo de limón recién exprimido
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 1 pepino trozado
  • 2 tomates cortados en cuadrados
  • 1/2 taza de perejil, picado
  • 1/2 cebolla roja cortada en rodajas finas
  • 1 palta en rodajas grandes
  • pimienta al gusto

Preparación:
Para empezar, cocina la quinoa en una olla, con aproximadamente vaso y medio de agua, llevar a ebullición a fuego muy alto. Cuando llegue a ebullición reduce el fuego, tapa la olla y cocine a fuego lento durante 15-20 minutos o hasta que la mayor parte del agua se absorba.

Mientras tanto, en un tazón, mezcla los tomates, el pepino, la cebolla roja, aceite de oliva, la sal, el jugo de limón y el perejil y cuando se enfríe la quinoa, añádela al tazón con los demás ingredientes.

Finalmente cubrirlo todo con palta.

Lentejas con Mijo
22 enero, 2014

Ingredientes

  • 1 taza de mijo
  • 1 frasco de lentejas
  • Champiñones laminados
  • Ajo
  • Sal a gusto
  • Aceite de oliva
  • 2 tazas de agua

Preparación:

Pones el mijo el el aceite de oliva junto con el ajo picado, cuando esta dorado, le pones 2 tazas de agua y lo dejas hervir 10 minutos, agregas la zanahoria rallada o picada fina, la berenjena picada en cubos junto con el zapallo, se tarda unos 20 minutos, cuando esta listo le agregas las lentejas y tienes un plato muy completo que le gusta a grandes y chicos.

Horchata, leche de almendra, 1 litro
21 enero, 2014

1 taza de almendras remojadas de 12 a 24 horas peladas
(blancas sin la piel café).
1 litro de agua
Miel (a gusto)
Opcional: jengibre, clavo de olor,
canela en polvo, cúrcuma, etc.

Preparación:
Pelar las almendras, verter agua hirviendo sobre ellas, dejarlas reposar idealmente durante  la noche para que broten. Desprender la piel café oscura.

Ponerlas en la licuadora con un litro  de agua  (fría o caliente), agregando miel o azúcar de caña, más alguna de las opciones para dar un sabor especial. Licuar todo durante un minuto, colar si se prefiere más fina y beber. Las Almendras son ricas en todos los principios nutritivos:

Proteínas de fácil asimilación y completas en cuanto a aminoácidos
esenciales, con un alto porcentaje de proteína (13,3%), teniendo en cuenta que se trata de un producto vegetal (la carne y el pescado tienen entre un 15 y 20gr. de proteinas por cada 100gr.)

Grasas, predominan los ácidos grasos monoinsaturados (34,1%) y los poliinsaturados (11%), entre los que destaca el Linoleico, que desempeña importantes funciones en el sistema nervioso.

Rica en Vitaminas B1, B6 y sobre todo, en vitamina E.

Minerales: las almendras son uno de los alimentos vegetales más ricos en
Calcio y en fósforo. Contienen también cantidades importantes de magnesio, potasio y hierro. El contenido de calcio de la almendra (266mg/100g) supera con mucho al de la leche (119 mg/100g); aunque claro está que las cantidades de almendras que se toman habitualmente son menores que las de la leche o derivados lácteos. Se trata de una bebida muy nutritiva  y de fino sabor, cuya riqueza en proteínas  y minerales es comparable a la de la leche de vaca.

Especialmente recomendada en:
-Intolerancia alimentaria a la leche de vaca.
-Eccemas y diarreas infantiles: la leche de vaca  es la responsable de un buen número de casos de alergia infantil.  El Dr. Bircher-Benner, un clásico de la escuela de medicina natural alemana,  popularizó el tratamiento en base de leche de almendra en los lactantes  y niños con alergia cutánea, obteniendo muy  buenos resultados.
-Exceso de colesterol en la sangre: la leche de almendra no contiene nada de colesterol y es rica en ácidos grasos insaturados.
-Infancia y Etapas de Crecimiento: especialmente recomendada a los niños nerviosos o con problemas de concentración, ya que su riqueza en ácido linoléico y en fósforo favorece el rendimiento intelectual.
-Tercera edad: grandes aportes en calcio.
-Lactancia: Por el efecto galactógeno (aumenta la producción de leche) de la almendra,  se recomienda a todas las madres que amamantan.”
Fuente: “El poder Medicinal de los Alimentos” Dr. Jorge Pamplona Roger.

Leche de avena
19 enero, 2014

Ingredientes:
1 taza de avena
casi un litro de agua

Preparación:

En un jarro de medio litro poner una taza (200cc) de avena.
Llenar el jarro hasta los 500cc con agua fría, tibia, o recién hervida.
Dejar remojar.
Mientras más caliente el agua y mientras más tiempo se remoje la leche quedará mas suave.
Si por ejemplo usan avena integral, y la remojan con agua helada por 5 minutos, se sentirán los pedacitos de avena cuando tomen la leche, es a gusto del consumidor.
Luego meter an la juguera, agregar 500cc de agua y batir a toda velocidad por alrededor de 30 segundos o 1 minuto.
Cuidado con poner agua muy caliente en la juguera porque el vapor, provoca mucha presión y puede abrir la tapa mientras está funcionando.

Se puede usar para cocinar, o bien endulzar y agregar canela o cacao para tomarla al desayuno.

NOTA: La avena tiene fibra soluble, la fibra soluble al estar en contacto con el agua comienza a espesarla, si dejan la leche en el refrigerador por un par de horas esta se pondrá cada vez más espesa. También se le puede poner  stevia y cacao y al otro día tener un budín de chocolate ultra fácil.

Leche de quinoa
18 enero, 2014

Ingredientes
– 1/4 de taza de quínoa germinada, aprox.
– 1/2 litro de jugo de manzanas

Preparación
– Primero, remojar la quínoa durante un par de horas, hasta que se hidrate o “active” (cuando se hincha ya está). Luego, descartar el agua del remojo y dejarla en un colador o malla durante la noche u ocho horas aproximadamente, período durante el cual las semillas comienzan a germinar. Si es verano, conviene refrigerar la quínoa, para prevenir que desarrolle moho, ya que es muy sensible al calor.

– Segundo, preparar zumo de manzanas. También se puede preparar zumo de naranjas o uvas. El zumo de frutas aporta su dulzor natural, evitando así la necesidad de adicionar azúcar o endulzantes artificiales, perjudiciales para nuestra salud.

– Tercero, lavar las semillas con agua corriente hasta que el agua salga transparente, verter las semillas y un tercio del jugo en la licuadora y procesar hasta que el jugo se torne bien lechoso.

– Finalmente, retirar la fibra con un filtro de paño, agregar el jugo restante y mezclar bien. Servir inmediatamente, para aprovechar al máximo las bondades de esta leche. Al igual que otros zumos, consumir preferentemente en ayunas o alejados de las comidas.

Fuente:http://www.comosemillas.blogspot.com/2012/04/leche-de-quinoa-manzana.html

Smoothie de quínoa, plátano y berries
17 enero, 2014

Ingredientes (4 porciones)

2 cdas. quínoa activada o germinada
4 plátanos
½ taza de frutillas.
1 taza de agua purificada o jugo de manzanas
Fruta deshidratada para endulzar (opcional)
En el taller utilizamos ½ taza de arándanos deshidratados

Preparación:

Con la quínoa y el agua o jugo hacer una leche en la licuadora (se puede filtrar si se prefiere). Agregar la fruta fresca y la deshidratada, procesar y servir inmediatamente.