Cereales y Café

El café, el té negro y el vino tinto, por un lado, incorporan flavonoides al cuerpo, los que tienen un efecto antioxidante, pero al mismo tiempo actúan en contra de la correcta incorporación de calcio y hierro que contienen los cereales.
En porcentajes significativos, una taza de té disminuye la absorción de hierro en 75% y una de café, en 60%. Y una receta casera: una taza de café con un tercio de leche contrarrestaría este efecto negativo sobre la totalidad de la dieta.