Cereales y Legumbres

Esta es una pareja absolutamente complementaria. De lo que carece uno, el otro lo suma. Mientras los cereales poseen un alto contenido de lisina y son bajos en otros aminoácidos esenciales para el cuerpo, como metionina, cisteína y triptófano, las legumbres son bajas en los primeros y altas en los segundos. “Esta combinación produce unas proteínas de elevado valor biológico”, explica Cristina Olivos. Un buen ejemplo de este par son las lentejas con arroz.