Espinacas y Limón

Junto con el brócoli, las espinacas poseen un tipo de hierro exclusivo de los vegetales que no es bien absorbido por el cuerpo por sí solo. “Cualquier ácido, en este caso el cítrico del limón, contribuye a que este mineral no se oxide”, explica la nutrióloga de Clínica Las Condes, Cristina Olivos. Otras fuentes de vitamina C como tomates, pimiento rojo y frutillas tienen el mismo efecto. Esta combinación es especialmente recomendable para vegetarianos que no obtienen el hierro de la carne, que se incorpora independientemente.