Queso maduro de semillas

Podemos hacer quesos de exquisito sabor y buena conservación, a partir de semillas oleaginosas activadas. La técnica consiste en licuar las semillas activadas con el agua enzimática necesaria para generar un buen desmenuzamiento. Luego se coloca la pasta en un lienzo de trama abierta para quitar el suero, dejando colgado el atado unas 5-6 horas, hasta que termine de escurrir. (se puede hacer del modo que les enseñé también)

Una vez escurrido el suero, se retira la pasta del lienzo y se le da forma de queso (podemos auxiliarnos con un molde para hamburguesas), presionando para que tome consistencia y no quede aire retenido en su interior. Así lo dejamos 24 horas en heladera. Luego lo rebozamos con harina de mandioca para proteger la corteza y lo mantenemos 24 horas en frío.

Si bien se puede comer a los pocos días, el sabor del queso de semillas mejora con algunas semanas de estacionamiento. Esta maduración conviene hacerla en lugar fresco, seco y aireado, apoyando sobre alguna rejilla o esterilla que permita ventilar la base e invirtiendo cada tanto.

Las variedades de semillas, condimentos, tiempo de maduración en heladera, temperaturas y período de estacionamiento al aire libre, dan lugar a gran cantidad de texturas y sabores.
Extraído del libro:
Nutrición Vitalizante. 1ª edición, Octubre 2010. Autor: Néstor Palmetti
Fuente:
Blog “Un mundo de brotes” http://www.unmundodebrotes.com/2012/05/receta-queso-de-semillas/#.T8ihqu76lbE.facebook