Sal EVA naturalmente baja en sodio

Sal baja en sodio en forma natural, porque parte de los iones de sodio fueron reemplazos por iones potásicos. Las condiciones extremas y el largo tiempo de exposición al sol han creado cristales salinos muy peculiares, cargados de energía fotónica y con gran variedad de iones minerales esenciales para la vida. USOS: Enriquecer la comida en un toque delicado, especialmente mediante el fortalecimiento del sabor natural de los alimentos. Sazonar alimentos en alta cocina y acabado final de platos. Esta sal puede ser consumida por personas con hipertensión..

Sal del Himalaya alta en Hierro

La sal rosada aporta la energía fotónica del sol, almacenada por años en los cristales de sal. Aporta 81 minerales biológicamente activos y fácilmente asimilables por las células. Mejora el balance electrolítico en los fluidos internos, sobre todo en la sangre. Optimiza la asimilación de los nutrientes presentes en nuestro alimento cotidiano. Purga el tejido conjuntivo y estimula el drenaje de materias tóxicas, generando adelgazamiento. Mejora el estado de ánimo y brinda mayor plenitud energética. Estimula el sistema de defensa de nuestro organismo. Evita la putrefacción intestinal. Normaliza los valores de presión arterial. Disuelve y elimina los sedimentos que conducen a la formación de arenillas y cálculos. Disminuye las molestias generadas por padecimientos artríticos y reumáticos. Reduce el deseo por sustancias adictivas. Alivia las enfermedades de la piel, provocando limpieza genuina, desde adentro hacia fuera. Favorece la eliminación de metales pesados (plomo, mercurio, arsénico, amalgamas dentales, etc.), debido a la capacidad de vitalizar sus estructuras moleculares para que el organismo pueda deshacerse de ellas